Destacado

Rienda

Soy dueño de un modesto vicio
que se confunde a si mismo
entre la vergüenza pobre
y la complacencia netamente
humana.
Ahora,
el ideal es un gatillo que reposa
rehusándose a ceder
o
tan sólo
le ha magullado la prisa,
en el columpio de tiempo
o
tan sólo
soy YO
el que se está  q u e b r a n d o
al desvestir sus deseos
y dejarse caer
en sus mismas
brazas

Anuncios

Avara dermis

Te ofrezco los bordes de mis escamas
que anochecen sin separarse
para que permanezcan en tus cofres
todas las horas en las que pretendas
darles un vistazo y contarlas

¿Crees que sea una buena para esperarte, nena?
mis horas son recuerdos proscritos
que juegan a las escondidas;
se esconden en la aguja del minutero
apuñalándome con tu ausencia

¿Crees que mi aire puede soplar lo suficiente?…
suficiente para navegarte, desde las entrañas
sin invadirte ni mortificarte

Siéntate a mi lado,
fantasma de la ternura
siéntate, mi hogar no espera por mí;
mi hogar te mira por la ventanilla
Esperando
para que le des sentido al paisaje
y corrijas el rumbo torcido
de las raíces de lo no entendido
que corren por mis venas
Entiende
he decidido ser entrega.
Soy tu hoja, tatúame el dolor
de tu amor y tu memoria:
soy tu hoja
hazme una alfombra de dibujos

Te ofrezco mis escamas

 

Cristian Felipe Leyva Meneses

Souvenir de 140 mm

Qué resguardo inacabado
reflejan los ojos tras el lente
como aguas quietas,
capaces de beberse la luz
por los costados.

Qué desvela el gesto distante
al mentón que le precede
esbelto y lento
como una isla de miel

Adónde iría
esa perspectiva agradable
que cruza la retina
golpea,
un pequeño trueno sordo
como una dulce mentira
un talismán que no se entiende
el ademán tras el abrazo
de las pestañas
como el deseo de verse reflejado
en esos, tus ojos.

Cristian Leyva – De esperar te espero, no tardes, que tengo frío.

I

No se dormirá el dolor
sobre nuestro nido recién fundado,
si haces guardia en mi colchón
para espantar al desespero acorazado.

Habito en tu abrazo
para purgar lo que me aqueja
mi ensueño nace en tu regazo
donde suenan armónicos
los ríos de nuestras venas

Mensajero de la tarde
     mi corazón quebradizo
       el horizonte distante me arde…
pero si siento la compañía silente
de tu cariño preciso
encuentro un motivo
una convicción valiente
inmune al error,
inmune a la carne
porque… como el agua al molino
eres el empuje
que al espíritu embarga.
si te tengo hay vitalidad que ruge
porque contigo
en verdad que no me falta nada.

 

II

Cometo un promedio
De cinco errores
Y dos cigarros
Antes de despertar completamente,
Antes del desayuno
Cometo un promedio
De cinco crímenes sonoros
Y dos enemistades con los vecinos
Antes de despacharme
A la ducha y su reverb

Cometo dos minutos/ dos tercios de hora frente al espejo

Afeitando una identidad adulta
Que todavía no se forma
Y un evacuar matinal
Evocando el recuerdo de una selva nunca conocida

        Cometo mi silueta encajada
                         A un traje que espero
                              Que desnudes fácilmente

Huelo como un caballero/ corrupto de lujuria fétida y sudor amargo

De esperar te espero, no tardes, que tengo frío.

Cristian Leyva – Disidencias del bastón biológico

Desperdicio mis motivos
Desperdicio las dosis no prescritas
Desperdicio sesiones
Desperdicio los poros agrietados de tacto
Desperdicio cansancios
Desperdicio el preludio de saliva
Desperdicio oxígeno de mis células
Desperdicio el exterior que nos desconoce
Y la muerte que nos espía y nos sopla las espinas

Desperdicio la nostalgia tibia que no cabe en ningún agujero
Y el clamor del vicio orgánico en un culto olvidado
de sangre y cenizas

Cristian Felipe Leyva Meneses , traducciones simbólicas.

(Casa de la Cultura de Tebaida Quindío, Febrero de 2019)

Traducción simbólica

I

Los altercados de mi sombras
Son coágulos de sangre
Que sorben el rojo
De la mancha de mantel
Donde están servidos
Pasados corruptibles
Y
Un transitar
Por el subconsciente
El tiritar de la hora
Que besa la doble dirección
De un pasaje inconcluso
De un sueño
Una palabra espesa
Que pierde
Sus letr

II

Coroné a mis demonios
Y a su testarudez
Cada uno tiene un trono
De tinta
Y cada uno toma su turno
Para gobernar
Cada uno toma sus especias
En un puñado que celan
Para arrojarlo
Al pozo donde nace
El carácter mío
El pozo del que a veces
Bebo
Y me intoxico.

 

51066727_10217583652084108_3858457494690988032_n
Cristian Felipe Leyva Meneses
(Enero de 2019, Recital de poesía contemporánea )

rima I – Cristian Leyva

De la húmeda llovizna
golpea en mi ventana su viento
el empaño de la hora
es esa caricia
que une mi melancolía
con su sustento

Si es tan frío este regalo
si me suspende el cansancio
al borde de mi cama

si sueño que aún aguardo
por el cálido abrazo
de la mujer que me ama

si hago una pausa
cuando todo es silencio
para plantar otra viña profusa
en la que mi memoria
va creciendo

tanto frío en el alma
tantos bostezos dolidos
en los huesos
tanta penumbra que abarca
del entorno mi morada
frío también en el alma
es lo que siento

 

Cristian Felipe Leyva Meneses