Enumeración

Destacado

Todo transcurre a las orillas del todo
durante la locomoción
arrastramos tras nosotros 
fantasmas impávidos
cuando volteamos es el ruido de nuestra sombra
lo que nos persigue
cuando nuestros pasos se posicionan 
ignoramos la fuente de nuestro juego 
de traición.
Como enredaderas de caucho y cuero 
torcemos en la tierra un sendero
para el tránsito de nuestras vergüenzas
nuestras muertes
nuestras hambres
nuestras orgías.
Pagamos con la moneda de la libertad
el peso neto de nuestra inconsciencia
para que la muerte fecunde
su extensión 
en la miseria que ignoramos
a fuerza de vendas
de cinismo.

Cáustico cuántico

Destacado

La abstracción forja para si un sello
frondoso aroma revoloteando
cerca a las fosas de su amo dormido;
la incertidumbre renace
como liquen fatuo
cercando el laberinto
en el que la memoria arrincona
el abono de la contradicción y del sueño.
Y no suda la frente insurrecta
su tacto amargo al desvanecerse
sino al bordear la Ataraxia
sólo ante la punzada premonitoria
que anuncia la presencia de la muerte.

El asfalto

Destacado

El asfalto caliente
el cadáver fresco pero que no hiede
el cadáver de la hora
un tiempo que no espera
el aguacero frío, el agua
llueve toda la noche sobre los desamparados
y el día desampara el rocío de sus frentes
alguien toma el sueño de otro
con el filo de las muelas
alguien es un depredador
sometido por el tedio 
otro es una victima que no se opone
algo pesa en los párpados 
de las prostitutas
y el ladrón principiante
quizás
el cadáver de la hora

Destacado

Rienda

Soy dueño de un modesto vicio
que se confunde a si mismo
entre la vergüenza pobre
y la complacencia netamente
humana.
Ahora,
el ideal es un gatillo que reposa
rehusándose a ceder
o
tan sólo
le ha magullado la prisa,
en el columpio de tiempo
o
tan sólo
soy YO
el que se está  q u e b r a n d o
al desvestir sus deseos
y dejarse caer
en sus mismas
brazas

Primer invierno

Bajo las farolas decimonónicas
serpentean moléculas, piel ida.
Su neón trasluce anaranjado
en el reflejo de una frente,
el adolescente huérfano
trasnocha su primera angustia.
Bajo las prensas desamarradas 
revolotea el frío bajo sus poros.
Sueña despierto sobre la acera
hambre de signos por el futuro.