Trazodona, un poema desgarrador sobre la medicación.

Trazodona

Ser en la miseria propia

es asumir un papel de victima

sin advertir la apropiación de las palabras

los lamentos son cadenas pesadas

la angustia es constante

y expansiva

El primer puñetazo hipnótico

es siempre el más fuerte

un día son las pastillas

al siguiente instante es el pavor

de un pensamiento que se cruza

ante la idea de la no existencia

Dar saltos entre adicciones químicas

desdibuja los limites entre la enfermedad y la cura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.