Especulaciones desde el vacío

Soy yo, bajo las alas del cansancio

otro que calla su vuelo de sueños

cuando mi alma musita despacio,

su dulce derrota, el negro cielo…

Cruel testigo de espera silente

que afila sus garras, luz de luna.

Es la herida, la viva mente

en su vigilia de fatiga dura.

Soy yo, talismán que sueña despierto

prendado a la bruma, sed sin agua.

pues son mis palabras, ya un desierto,

lenguaje olvido, espera ardua.

El lugar del rencor

Todas mis novias marihuaneras
se ponen amarrillas como flores
arrancadas por la llluvia

Tengo una canasta azul para atesorar
sus pétalos y mechones
les he tejido un mundo diminuto con mi sangre
sus pestañas son agujas
que debilitan mi sueño

Todas mis chicas son astros en vela
saben insultar el tránsito del tedio

Aunque yo siga cansado
de mirar hacia abajo
como un falo muerto
mientras extraño sus celos lunares

Todas mis novias traicioneras
sacrifican la lucidez de sus instantes
por los besos descarnados
de esa niebla verde

La verdad del caso
es que mi canasta se ha llenado y sus tallos
permanecen enhiestos y ágiles

No tendría sentido entonces
sufrir de nuevo el camino
de las lágrimas yertas que
tengo en mi gotero

Ellas son expertas en climas problemáticos
drenan de sus caricias la sal y el agua
al momento de escoger la presa de sus babas

-Nunca pretendí ser el primero ni el último,
solo el único, en lo que duraba el préstamo amatorio
que tiene forma y dolor en formaV-